Logo Activa Nutricion & Salud

EN TIEMPOS DE CUARENTENA SE PUEDE COMPLICAR LLEVAR UNA ALIMENTACIÓN ADECUADA

En Activa Nutrición y Salud te ofrecemos un sistema completamente online, donde recibirás asistencia de tu nutricionista, estando cómodamente en tu casa.

Enterate Como
+54 (351) 645-3819 info@activanutricionysalud.com Inciar Sesion

Alimentación saludable durante la cuarentena

Nutrición

Lic. Patricia Menti M.P 2735

Nutricionista en Activa Nutrición & Salud

Especialista en nutrición para la actividad física y el deporte

En el actual contexto de pandemia que nos lleva a una transitar una cuarentena obligatoria, con limitación en nuestras actividades diarias normales.

Llevar una alimentación saludable es fundamental para ayudar a mantener un equilibrio en la salud. Es recomendable el consumo de alimentos lo más NATURAL posible, eligiendo alimentos naturales poco procesados:

  • Frutas y verduras frescas, de estación. Siempre que tengas la oportunidad de conseguir productos frescos, hazlo. La fruta y la verdura, además de poder consumirse fresca, también puede congelarse, y conserva gran parte de su sabor y sus nutrientes. Incluir todos los días 1 alimento cítrico, para aportar la cantidad adecuada de vitamina C: naranja, mandarina, pomelo, kiwi, limón, tomate.
  • Cereales y legumbres en granos o sus harinas integrales. Lenteja, poroto, garbanzo. Los productos frescos son la mejor opción, pero si no es posible, puedes sustituirlos por otras alternativas saludables, como los alimentos deshidratados o en conserva. Las versiones integrales incluyen la fibra dietética y las vitaminas y minerales concentrados en ella.
  • Frutas secas (nueces, castaña, maní sin sal, almendras) y semillas: girasol, calabaza (tostadas); chía, lino, sésamo, amapola, amaranto, etc. (en remojo durante 8 a 12hs), aportan nutrientes esenciales que ayudan a mantener el equilibrio de nuestro organismo, además de fibra dietética que es un componente indispensable de una dieta saludable.
  • Aceites de una sola semilla (puros), aportan la vitamina E y compuestos antioxidantes. Deben consumirse crudos, NO someter a cocción o calentamiento.
  • Huevos frescos en todas sus formas, evitando frituras.
  • Consumo moderado de carnes magras, alternando diferentes variedades (vaca, pollo, pescado, cerdo).
  • Productos lácteos, bajos en grasa. Leche y leche fermentadas como yogur sin agregado de azúcar. Una alternativa saludable es elaborar el yogur casero, de esta manera se incluyen probióticos que favorecen a la flora intestinal.
  • Agua, para mantener una buena hidratación. Puede incorporar infusiones claras (mate, te, tisanas), aguas saborizadas caseras (sin agregado de azúcar).

Estos centros energéticos actúan en una determinada parte del cuerpo y suelen desequilibrarse por diferentes motivos; cuando esto ocurre se interrumpe la fluidez de la energía que puede conducirnos a la enfermedad.

Los alimentos NATURALES o poco procesados, aportan solo nutrientes del propio alimento, sin químicos adicionales usados para conservar, resaltar sabor, dar aromas artificiales, etc. De esta manera, los nutrientes son más fáciles de aprovechar por el organismo ya que no tiene que perder energía en desechar los químicos que no requiere. De ser posible, elegir alimentos orgánicos siempre que se pueda, ya que no incorporan químicos en ningún eslabón de su producción.

  • Los condimentos también son fundamentales a la hora de dar sabor a nuestros platos, incorporar hierbas (laurel, tomillo, romero, orégano, salvia, albahaca, menta etc), incorporar cúrcuma, ajo, jengibre, pimienta negra. ¡Evitar caldos comerciales!.
  • Exponerse al sol durante 10´minutos diarios es necesario para favorecer la producción de vitamina D

Evitar en lo posible alimentos ultra procesados (galletas dulces, alfajores de súper, golosinas, snacks salados, etc), “comida chatarra” o fast food, alimentos azucarados (gaseosa, golosinas, dulces, etc), exceso de harinas blancas refinadas (criollitos, productos de panificación). Evitar alcohol.

El conjunto de las elecciones diarias de alimentos que tengas y mantengas, es lo que puede traer o no beneficios. No un alimento por si solo.

Además, practicar actividad física en forma diaria para evitar el sedentarismo, disminuir la ansiedad y favorecer el descanso.